» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Juan Bautista Bairoletto
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.


GALERIA DE FOTOS
PARTE 12

Rondando los 46 años Juan era otro hombre, luego de llevar una vida huyendo de la justicia y de las injusticias, quiso poner fin a la carrera alocada que venía viviendo para entregarse a la paz de su hogar rodeándose de sus dos pequeñas hijas y de su joven esposa, una criolla de ley que supo contener y convencer al brioso Bairoletto que era el mejor camino a tomar.


Instalados en el medio del campo, en la localidad de Carmensa, sus días pasaban trabajando duro pero muy felices junto a Telma, viendo crecer a sus dos “lechucitas” como él las llamaba cariñosamente a sus pequeñas hijas. Todo lo mejor de la casa era para ellas: dormían bien arropadas, con cobijas, sábanas y almohadas mullidas de pura lana y todo lo que les podía comprar que estuviera a su alcance, ellas lo tenían.
Los vecinos que lo llegaron a conocer lo apreciaban mucho, pero lo identificaban como “Francisco Bravo”, ellos no tenían ni idea que se trataba de Juan Bautista. Era considerado un hombre de trabajo, amable, simpático y bondadoso. Don Pedro Abadía, vecino de Juan, cuenta que lo conoció en una oportunidad que vino para pedirle que le prestara una herramienta y desde ese entonces se hicieron amigos, visitándose ambas familias los domingos. Don Pedro lo recuerda como un hombre trabajador, dedicado a su familia, tranquilo y educado a pesar de su apariencia de hombre rústico. Agregando que de esta forma lo veían todos los vecinos del lugar y tan es así que gozaba de una gran simpatía por estos lugares y en todas partes se lo recibía gustoso y con toda confianza, logro que se lo ganó por su proceder siempre correcto y respetuoso.

Agosto de 1941 detienen a Gazcón.....

Vicente Gazcón alias “El ñato”, fue un ex compinche de Juan, se conocieron en La Pampa en 1927, éste era un analfabeto de aspecto cómico, petiso, cabezón, pelo crespo y orejas apantalladas. Lo apodaban “El ñato” por que tenía la nariz muy chica y aplastada(foto). Había llegado al país siendo muy joven proveniente de Orense y de ahí en mas se las había arreglado como podía. Totalmente solo en la vida y convirtiéndose en un delincuente se transformó en un ser frió y totalmente vacío de sentimientos. Cuando se conocieron con Juan ya era considerado una persona cruel y sin limites, con más de una muerte encima, antecedente que Juan ignoraba, pero que no tardó en enterarse, alejándose de él definitivamente, con algunas andanzas delictivas compartidas.
Este siniestro y retorcido personaje vuelve a aparecer en la vida de Juan, para su desgracia, en Agosto de 1941, tras 14 años de distanciamiento, pero esta vez trayéndole la traición acompañada de muerte.
Todo comenzó a setenta leguas de Carmensa donde don Antonio Laporta arrendaba el campo La Elina. Gascon se presentó inesperadamente en una jardinera muy maltrecha, acompañado de su sufrida mujer a punto de parir y una carrada de muchachitos hambrientos, en donde casi suplicándole le pide una changa. Laporta estuvo a punto de decirle que no, pero le partió el alma ver semejante realidad frente a sus ojos, aceptándolo y dándole hospedaje en el galpón. Todo parecía marchar bien hasta que al tercer día de tenerlo instalado en el campo apareció la policia del lugar solicitándole que le informara sobre los empleados fijos que tenía, ya que a un vecino le habían robado un cordero. Apenas menciono a Gazcón el comisario procedió a su detención ya que se encontraba en calidad de prófugo de la justicia. Siendo trasladado inmediatamente a Caleufú (La Pampa), en donde estaba de Comisario Bianchi, quien tenía bien presente su prontuario y siempre le había quedado pendiente su captura y la de Bairoletto, este vio inmediatamente la posibilidad de que esta sea la punta del ovillo para capturar a Juan y ligarse de paso un ascenso. Apenas llegado al destacamento ordenó que le dieran una buena paliza y luego ya bastante ablandado le propuso usarlo como carnada para buscar y entregar a Bairoletto a cambio de su libertad. El ñato desconocía el lugar exacto donde se encontraba Juan pero tenía idea que era por la zona de Alvear, y no dudo en aceptar, era un miserable traidor, y lo único que le interesaba era salvar su pellejo.

Gazcón en libertad y con la policía siguiéndolo muy de cerca se dirige a Alvear y comienza su búsqueda, encontrando la casa de Juan el 31 de Agosto. Al llegar lo recibe Telma, ya que Juan no estaba, presentándose como Vicente Gazcón un viejo amigo y se retiró con la promesa de volver. Al regreso de Juan, Telma le comenta la visita de El ñato, quedándose totalmente intranquilo ante la noticia. Juan meditó que hacer. Era posible que “El ñato” lo entregara, ya que era un pobre tipo sin escrúpulos, pero ¿otra vez huir y hasta cuando..?. Lo asaltaban impulsos contradictorios. Irse, escapar, terminar con todo de una vez, escapar a la cordillera, o dejar que se cumpliera su destino?.
El ñato, continuando con su plan inmediatamente comunica el informe y la policía procedió a armar el operativo para capturar a Juan, aunque ellos sabían que lo querían muerto.
Ya en camino en una vituré Ford, tras pasar por paisajes desérticos la policía al mando de Buistriazo (foto) y acompañados por Gazcón ingresan a Carmensa liberándolo allí a fin de que recaudara mas información, hospedándose los policías como civiles en una pensión de San Rafael.
A pesar del sigilo con que se movía la policía se filtró información de que estaban por cercar a Juan y Don Cochengo, amigo y conocedor de su verdadera identidad, fue el que lo puso en conocimiento de lo que se venía, el dato era de buena fuente. Enterado Juan ve la posibilidad de refugiarse por un tiempo en el Cerro Colón, pero se resistía interiormente a dejar a Telma y las niñas en aquella situación ya que en ese lugar era imposible que ellas pudieran subsistir. Luego de pensarlo y meditarlo decide enfrentar lo que venga, le sobraba valentía para defenderse y no estaba dispuesto a dejar a su familia y menos con ese panorama.

Como son sus ultimas horas de vida...?

Mientras la policía organizaba cautelosamente el operativo, donde cada uno de ellos tenía in mente capturarlo vivo o muerto rodeando la casa con la idea de entrar en acción apenas despuntara el amanecer, Juan se preparaba tranquilo para acostarse.
Hacia días que tenía mucha tos y esa noche le dolía la cabeza, le pidió a Telma que le alcanzara una aspirina y que le llevara a Juanita a la cama para jugar un ratito con ella. Mientras Telma terminaba de planchar, Juan y su hijita se sumergieron en un placido sueño, dándose calor uno al otro, pudiéndose observar en sus rostros paz y serenidad.
Telma, al llegar al dormitorio pudo apreciar esa última imagen de padre e hija abrazados, llenos de amor, que le quedará por siempre grabado en sus retinas. Luego de observarlo con detenimiento procedió a retirar a la nena con toda suavidad para no despertarla dejándola en su camita para luego acostarse al lado de su hombre. Un hombre que por amor es capaz de sacrificarse y ella lo sabe. Un hombre, en el que puede confiar ciegamente, íntegro.
Al acostarse se acurruco con delicadeza sobre su pecho, y escuchando el latido de su corazón se entrego serenamente al sueño, y feliz. Sin el menor presentimiento que se acercaba agazapadamente el final que cambiaría sus vidas para siempre...

Esta historia continuará...
Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar