» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Juan Bautista Bairoletto
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.


GALERIA DE FOTOS
PARTE 3

En el tercer capitulo, les relatare su huida espectacular de Castex tras los hechos que terminaron con la vida del Cabo Farach. De ahora en mas la vida de Juan Bautista cambiara de golpe a partir de una situación injusta que tuvo que padecer y que lo lleva a tomar tan drástica decisión, relatada minuciosamente en el capitulo anterior.

La huida

Tras los hechos consumados aquel fatal y sangriento 4 de Noviembre de 1919, Bairoletto huye a todo galope entre los curiosos, que asustados no podían salir del estupor. Rápidamente, alertado por un parroquiano de lo sucedido al cabo Farach, acude al lugar el medico del pueblo, quien inmediatamente anuncia a la gente agolpada en el lugar, que había fallecido. Mientras tanto cuatro policías se organizan y salen tras las huellas de Bairoletto, en un Ford T perteneciente a un vecino del lugar que ante la solicitud de estos, de que se lo prestara, no dudo en colaborar con el accionar policial. Hecho que calificó el oficial Medone como ridículo, partiendo de que Bairoletto iba huyendo a caballo, no obstante salen y tras un corto recorrido logran individualizarlo a la distancia descansando a la sombra de un caldén. Cuando el auto toma esa dirección, Bairoletto monta ágilmente y encara cortando campo por el medio de un trigal. La policia al ver la maniobra decide disparar unos tiros al aire con el objetivo de que se entregara, pero Bairoletto apuró su marcha y respondió con disparos en dirección del automóvil. El intento de los policías, por continuar la persecución, a medida que avanzaban, se les hacia cada vez mas complicado debido al terreno arenoso, impidiéndole al Ford T avanzar con rapidez, y deciden desistir definitivamente cuando advierten que Juan Bautista se interna en la espesura del monte, perdiéndolo de vista. En el móvil se encontraba el Cabo Soto, que ante la necesidad de hacer mérito a fin de conseguir un ascenso, decide no darse por vencido y sale corriendo hacia una chacra que se encontraba a metros de donde ellos estaban parados, a fin de pedir un caballo para continuar la persecución. Logrado su objetivo, encara el monte, internándose en él, sin lograr divisarlo. Al salir del monte encontró casualmente a un campesino que estaba arando, y le pregunto si no había visto a algún jinete pasar, el cual le respondió que sí, y que se había dirigido hacia la casa de Simón Bairoletto. Soto inmediatamente decide dirigirse al lugar, ya preparado para proceder a la detención de Juan. Apenas llega, Simón, el hermano de Bairoletto, sale a recibirlo y escucha atentamente lo que le dice Soto, respondiéndole que nada sabia del paradero de su hermano invitándolo a que revise la casa, a lo cual el policia accede rápidamente. Mientras tanto Juan Bautista que se encontraba escondido en el galpón y ya alertado de la presencia del milico, se prepara para huir y cuando ve que este se introduce en la casa, sale velozmente y monta el caballo que traía Soto y se fuga. Soto al sentir el galope, sale inmediatamente de la casa de Simón, lográndolo divisarlo entre la polvareda rumbo al monte, pero impedido totalmente de seguirlo, ya que no tenia con que hacerlo, decide disparar el arma en dirección a él, pero dado la distancia que Juan había alcanzado todo era inútil. El Cabo, sin el caballo y sin balas, decide regresar a pie a Castex totalmente abochornado y lleno de impotencia, ante semejante burla realizada por el joven Bairoletto que había logra huir, prácticamente ante sus narices y con su propio caballo.

La muerte de su padre

Era un 6 de Diciembre 1919 al mediodía y todo indicaba que una fuerte tormenta de viento y lluvia se avecinaba. Simón, se inquieta al ver el cielo, por que le había quedado el trabajo por la mitad y si el pasto cortado se le mojaba era probable que lo perdiera, así que decide salir presuroso junto a sus dos ayudantes a recolectarlo. Mientras tanto Don Vittorio, ya retirado de las tareas mas pesadas por su edad, se ofrece a ayudarlo lo que Simón le agradece y le recomienda que se quede al cuidado de la casa, que él junto a los peones podía con la tarea. A las dos hora de estar trabajando en medio del campo, se empieza a desatar la tormenta como estaba prevista, anunciándose su llegada con un fuerte viento, que revolvió el pasto en un instante. Pese a esto, Simón no se da por vencido y acelera mas el ritmo de trabajo, la lluvia aún no había comenzado. Don Vittorio, viendo el panorama que se presentaba desde la ventana de su casa, decide ir hasta el lugar a fin de cooperar, y al no poderlo convencer su hijo de que regresara a la casa, le cede la conducción del carro mientras ellos con la horquilla emparvaban apurados. Todo iba bien hasta que una de las ruedas del carro se encajó, y paran la tarea para buscar la forma de salir del pozo. Mientras tanto Don Vittorio desciende del carro a fin de darle una mano a su hijo y con las alpargatas se resbala y da con su cabeza en la punta de un balancín, quedando inconsciente. Simón muy asustado al ver que su padre no reaccionaba toma uno de los caballos y poniéndolo cuidadosamente sobre el lomo se dirige a la casa, lo recuesta sobre el catre, y dejándolo al cuidado de uno de los ayudantes sale a todo galope, enfrentando la tempestad, en busca del medico del pueblo. Al llegar con el medico, quien le cura la herida cortante que presentaba en su cabeza le indica reposo absoluto dado que había perdido mucha sangre. Pero pese a las atenciones, su salud se fue deteriorando paulatinamente, y a consecuencia de una hemorragia cerebral muere el 12 de Diciembre de 1919, según figura en su acta de defunción. El sepelio de Don Vittorio El sepelio de Vittorio Bairoletto se realizo en su casa, como era de costumbre en esa época. Apenas enterados los familiares y amigos se dieron cita en el lugar para darles su ultimo adiós. Pero era necesario esperar a que Juan Bautista se hiciera presente, todos sus hermanos y parientes sabían cuanto había amado en vida a su padre, y estaban seguros que pese a que se encontraba prófugo de la justicia, iba a buscar la manera de llegar al velatorio para verlo y despedirse por ultima vez. La policia enterada del deceso de Don Vittorio ya se había organizado, instalándose en distintos puntos estratégicos, por que percibían que Juan no iba a poder dejar de venir, y tenían planeado atraparlo en los alrededores o dentro de la misma casa. Mientras tanto sus hermanos lo esperaban, y como no llegaba decidieron posponer el entierro para el día siguiente, con el pretexto de que estaban esperando a un pariente que venia en viaje. Ese 12 de Diciembre en la noche concurrió mucha gente, entre ellos curiosos que enterados del accionar policial, no querían dejar de ser testigos del momento en que Juan se hiciera presente. Pasada la medianoche, la mayoría de los curiosos se habían retirado y solo quedaba los mas allegados a la familia, dos milicos de civil agotados por la vigilancia realizada durante todo el día inútilmente y una mujer vestida de luto y con el pelo cubierto con un prolijo pañuelo la cual había llegado en un carruaje alrededor de las 23 Hs., con un bebe en brazos y un niño pequeño aferrado a su falda. Ella permaneció en silencio junto al féretro y luego de tres horas se retiró muy compungida secándose sus lagrimas. Al día siguiente, antes del mediodía se realizo el entierro y la policia supo en las primeras horas, que aquella “mujer” acompañada por dos niños era nada mas y nada menos que Juan Bautista Bairoletto que nuevamente se burló de todos ellos, pero no de los civiles presentes que detectaron su presencia y callaron para protegerlo.

Esta historia continuara...
Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar