» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Juan Bautista Bairoletto
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.


GALERIA DE FOTOS
PARTE 5º

Juan, tal como lo relate en el capítulo anterior detalladamente, se entrega voluntariamente a las autoridades y así logra desbaratar el intento de asesinar al Dr. Cometa y al Sr. Almudévar, plan proyectado por un circulo político local (Castex) que a él le proponían llevarlo a cabo, a cambio de recibir una fuerte suma de dinero. Como no se consideraba un asesino, la propuesta de estos hombres de la política con el fin de terminar con sus competidores en las elecciones que se aproximaban, lo habían hecho sentir muy mal. y por esta propuesta deshonesta, que colma su paciencia, es que decide entregarse para poder resolver su situación ante la justicia y lograr poder seguir con su vida en paz. Para él continuar huyendo de la justicia ya no tenia sentido y creía que esta decisión era la correcta.

Juan Bautista en carácter de detenido fue inmediatamente trasladado a la inhóspita cárcel de Santa Rosa.


Juan Bautista Bairoletto en prisión

Jueces y fiscales, hicieron sus respectivas actuaciones, tratando de solucionar la suerte del detenido. Pero los meses pasaban y la situación de Juan seguía sin tener sentencia firme.

Su hermano Simón había contratado al Dr. Robin para su defensa, pero la situacion no se resolvía. Según el letrado era un caso fácil, pero Juan seguía tras las rejas, y para esto ya había pagado por gastos de honorarios lo que le había dejado la cosecha.

Los meses pasaban y todo seguía igual, y es por esta razón que resuelve Simón viajar a Santa Rosa, para entrevistarse con el juez que tenia la causa, a fin de buscar respuestas concretas ya que el abogado no cumplía con lo que había pronosticado, en cuanto a la fecha que Juan debía recuperar su libertad.

Así fue como una mañana temprano antes que amaneciera, su hermano Simón en compañía de su otro hermano Antonio, salen en su sulky tirado por dos caballos de tiro rumbo a Santa Rosa, llegando a destino antes de las 11 de la mañana, hora establecida para la entrevista que tenían con el juez. Al llegar a los tribunales, inmediatamente los hacen pasar a su despacho y los atiende cordialmente, informándoles que si el caso estaba demorado era debido al mal desempeño del abogado defensor y le recomienda que hable nuevamente con él para que eleve otra vez todo el informe pero como corresponde. También les aconsejó que si el letrado no quiere, no puede o no sabe cumplir con las formas exigidas por la justicia, que no pierda mas tiempo y se busque otro abogado. Propuesta que los hermanos decidieron resolver rápidamente, pidiéndole al mismo juez que le recomiende otro letrado que lo represente a Juan, a fin de conseguir su libertad lo antes que se pueda. Apenas terminó la entrevista salieron en busca del letrado recomendado, Dr. José Puig, contratándolo inmediatamente.

Con todas estas noticias, bastante alentadoras, deciden ir a visitar a Juan a la cárcel. Apenas lo vieron lo notaron muy venido a menos, sus ojos dejaban traslucir mucha tristeza, y tenia una persistente tos. Pero, pese a su mal aspecto, apenas los vio, Juan esbozó una sonrisa, y corrió a abrazarlos. Por un instante sus ojos se iluminaron, y las sombras de la pesadilla que estaba viviendo se disipó. Simón y Antonio, al verlo sintieron mucha pena, pero haciendo un gran esfuerzo lograron reponerse y mostrarse con optimismo tratando de animarlo, contándole sobre temas familiares, amigos y su particular caballo que lo extrañaba y lo esperaba. Juan, apenas podía hablar, una tos persistente lo ahogaba, hecho que notó Simón y terminado el horario de visita, pidió hablar con el director, a quien le expresó su preocupación por la salud de su hermano y le solicitó que lo hiciera ver con el medico del penal. La respuesta del director fue satisfactoria, prometiéndole cumplir con su pedido. No obstante apenas salieron del penal se dirigieron nuevamente al estudio del Dr. Puig, poniéndolo al tanto del estado de salud de Juan. Querían partir de Santa Rosa con la plena seguridad que Juan iba a ser atendido por un médico, comprometiéndose el letrado ante ellos a presentar al día siguiente un escrito en el juzgado, solicitando su atención y si era necesaria su posterior internación. Ya tranquilos, deciden regresar a Castex, llegando a la chacra pasada la medianoche.

Al día siguiente el nuevo abogado, realizo los tramites correspondientes y aceptada su petición, con la orden del juez se presento ese mismo día en el penal acompañado por un medico. Tras revisarlo, comprobó que tenia un agudo cuadro de neumonía y ordeno trasladarlo con urgencia al Hospital. Tras una larga internación, logra reponerse de su enfermedad y regresa a la cárcel.

Juan recupera la libertad

Su libertad la logra un 1 de Julio de 1921, tras haber cumplido una condena injusta, por la mala defensa que tubo al principio del proceso, de un año y tres meses. En el dictamen el fiscal lo declara libre de culpa y cargo, expresando “que la actitud de Juan Bautista Bairoletto frente a la victima o sea Farach, se puede considerar como una reacción lógica, dado los abusos que venia sufriendo desde hacia un largo tiempo, y más si se tiene en cuenta la edad del procesado” agregando, “ partiendo que el procesado no tenía antecedente, se puede considerar que la actitud maliciosa de la victima justifica la acción del procesado”. Declarándolo exento de pena en cuanto al hecho. Dejando asentado que corresponde sobreseer.

Lograda su libertad, Juan ya no es el mismo, las horas eternas y sombrías pasadas en prisión han logrado endurecer su alma. Él, que se había entregado a la policia voluntariamente en busca de justicia, lo único que había recibido era injusticia, cumpliendo una condena que no le correspondia. Lo que buscaba Juan, cuando decide entregarse, era aclarar su situación, dejar de huir, y la ley de los hombres con sus idas y venidas, lo único que lograron fue confundir su verdad ante los jueces y fiscales. Hecho que hizo que cumpliera una prisión injusta convirtiéndolo en un hombre que de ahora en mas se colocará fuera de la ley si es necesario, y que la única regla que lo gobernará será la que dicte su “corazón justiciero”. La lección que aprendió, estando detrás de los barrotes de su oscura y silenciosa celda, es que de la justicia no se puede esperar nada justo, y más aun si no se tiene dinero o poder .Comprometiéndose, ya que para él la justicia no existe, hacer que ésta sea posible entre su gente, cueste lo que cueste.

Esto que acabo de relatarles marcas un antes y un después en la vida de Juan Bautista Bairoletto. De ahora en mas comienza a nacer el mito, y Ud. lo vera crecer a medida que siga esta increíble historia, colmada de anécdotas y sucesos casi novelescos pero reales al fin, que prometo en los sucesivos capítulos narrárselos en la forma mas explícita que me sea posible... Hasta la próxima.

Esta historia continuará...
Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar