» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Juan Bautista Bairoletto
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.


GALERIA DE FOTOS
En este capítulo les relatare sobre el famoso y resonado encuentro entre Bairoletto y Mate Cosido, con el propósito de hacer justicia en La Forestal ubicada en el área boscosa del norte santafesino y el Chaco. Amplia zona sitiada y explotada por fuertes empresarios británicos que crearon todo un imperio con el objetivo de exportar el quebracho colorado y el tanino, a costa del abuso indiscriminado de los pobladores del lugar.

El emporio de La Forestal se basaba fundamentalmente en la extracción del tanino, colosal negocio controlado por capitales británicos, sinónimo de un millonario negocio ya que este producto tenía gran demanda en el mercado mundial.
La Forestal llegó a ser dueña de mas de 2.000.000 de has. Y numerosos complejos fabriles, líneas ferroviarias, puertos, barcos y poblaciones enteras, con su propia bandera y moneda bajo su propia autoridad y policías denominados los temidos “cardenales”. Este imperio fue creado en torno a la explotación y devastación de los montes de quebracho y con toda clase de abusos sobre sus obreros y pobladores.
Los gobiernos se sometían ante la omnipotencia de la fuerte compañía, pero los obreros en busca de que respeten sus derechos libraban periódicas batallas siendo aniquilados con saña. Hechos que no lograron doblegarlos y en busca de una salida es cuando deciden acudir a la ayuda del justiciero de la zona, Segundo David Peralta alias Mate Cosido. Este conocido bandolero robaba a los ricos para ayudar a los pobres y por lo tanto era muy amparado por los campesinos y trabajadores algodoneros y forestales, quien veía en él, el único capaz de vengarlos de tantos abusos. Pero Mate Cosido y su entorno eran conscientes que solos no iban a poder contra semejante imperio.

El Encuentro de dos Mitos

Entre Bairoletto y Mate Cosido existían amigos en común vinculados al anarquismo y a la masonería. Y estos fueron los que vieron la posibilidad de unirlos para luchar y doblegar el imperio de La Forestal. Sabían que no seria nada fácil juntarlos pero era muy posible que si lo conseguían llegaran a un acuerdo. Sin perder mas tiempo y con mucho sigilo comenzaron a gestionar el encuentro, que lograron llevarlo a cabo algún día del año 1937, en el clásico caserón que reunía a los seguidores de la logia masónica denominada “ Hijos del Trabajo”.
Esta logia, fue fundada en 1882, conforme a los cánones masónicos, la que guardaba una antigua relación con las luchas proletarias. De esos entrelazamientos surgieron en Buenos Aires algunos sindicatos, como el de los ferroviarios, que no casualmente se llamo La Fraternidad. Entre los presentes, se encontraba un conocido secuaz de Mate Cosido, quien fue el que más insistió por la unión de los bandoleros, llamado Eusebio Zamacola.
Bairoletto y Peralta tenían objetivos de vida similares y siendo casi de la misma edad, Juan 42 y David 40, compartían las ideas que sublevaban la conciencia proletaria, con aventuras vividas que originaron leyendas idénticas.
Luego de una charla que duró varias horas a solas, en la cual ambos se vieron reflejados como en un espejo, dado que sus historias de vida tenían muchos puntos en común y sus objetivos eran prácticamente los mismos, salieron de la sala que ocupaban y anunciaron que habían llegado a un acuerdo. Para ambos era un momento especial. En el ápice de su fama, después de una larga y azarosa carrera, los dos estaban llegando a la madurez. Meditaban el proyecto de retirarse con la ilusión de llevar una vida más tranquila. Pero aquella propuesta era un gran desafió para ambos y no podían rehusar el honor y la confianza que les dispensaban los compañeros anarquistas.
Expropiar La Forestal debía ser la culminación de sus hazañas, un golpe magistral contra los enemigos del pueblo que justificaran para siempre su accionar justiciero.

El Reencuentro

A mediados de enero de 1938 Bairoletto, tal como habían planeado con Mate Cosido, emprende su viaje desde la estación del ferrocarril Santa Fe de incógnito a Resistencia, Chaco portando un documento de identidad falso, acompañado por hombres de su confianza “el tucuta” Pedro Gonzalez y “el negro” Ramón Rodríguez.
Las horas pasaban y el calor agobiante se hacía mas espeso a medida que el tren se internaba en el bosque y en los dominios de La Forestal. Adormilado notó que la locomotora comenzaba a aminorar la marcha y decidió asomarse por la ventanilla divisando un cartel que anunciaba la localidad de Gobernador Vera, advirtiendo la presencia de hombres de civil armados sobre el anden. Alertado, le comunica a sus acompañantes y con las maletas corrieron hacia la puerta saltando con el coche en marcha, logrando esconderse dentro de un galpón del ferrocarril. Pasado un buen rato y fuera de peligro, ya que la policia se había retirado del lugar, deciden seguir camino, encontrándose totalmente desorientados. Luego de robar un sulky que estaba parado cerca del galpón, huyen por el camino marcado por las huellas. Alas tres horas de andar, exhaustos y muy picados por los feroces mosquitos sintieron un ruido y divisan a lo lejos un vagón de carga que se deslizaba con lentitud entre el monte. Al verlo corrieron para alcanzarlo trepándolo a la carrera. Así fue como llegaron a un pueblito donde consiguieron un auto de alquiler para continuar viaje.
El punto de encuentro era en la Estación de Resistencia donde un hombre de pañuelo rojo al cuellos los estaría esperando. Fueron trasladados en auto a un humilde rancho ocupado por leñadores en el medio del monte, recibiéndolos Peralta y Zamacola. Al comentarles Bairoletto las incidentes vividos, llegaron a la conclusión que alguien de su entorno los había traicionado, por lo tanto era conveniente desaparecer por unos días y los invitaron a que se quede en el lugar.

El Pampeano”, como le decían los amigos de Mate Cosido a Juan, no se adaptaba ni al calor pesado ni a los moquitos famélicos que abundaban en el monte. Su distracción era salir a cazar por las mañanas y jugar a los naipes en el burdel del pueblo en las noches.
Recién a mediados del mes de marzo en una noche cálida Juan se reencontró con Peralta que llegó en su auto muy bien vestido en compañía de Herminia Álvarez, hermosa joven, compañera de andanzas y fiel amante. La cena trascurrió con total tranquilidad, y sirvió para que se conocieran, y entraran más en confianza. Mate Cosido le comentó angustiado mientras tomaban un café que Zamacola, su fiel compañero, había sido detenido en Córdoba y temía que este se quebrara ante la tortura de la picana. Aunque ya nada ni nadie los detendría para llevar a cabo sus planes. Las cartas ya estaban echadas y el momento de actuar se acercaba a medida que trascurrían las horas.
Mate Cosido era un tipo cerebral, actuaba con calculo y se fijaba metas cada vez más ambiciosas, su objetivo era invertir lo que robaba en propiedades y buenos autos, le gustaba los mates dulces y las mullidas camas. Mientras que Juan siempre había robado lo que necesitaba para ir tirando y si le sobraba algo lo regalaba, conformándose con muy poco y disfrutando de la vida sencilla que el campo y el monte le brindaba. Sin embargo, pese a las diferencias, compartían el repudio hacia la injusticia, razón suficiente para unirlos y luchar para exterminarla.

Esta historia continuará...
Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar