» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Mate Cocido
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17,
parte 18, parte 19.


GALERIA DE FOTOS
PARTE 11

El secuestro frustrado

Mate Cocido -atrapado por el amor de Ramona (ver capítulo anterior)- decide instalarse en Avia Terai un pueblo cercano a General Pinedo en una chacra de un conocido de los padres de la joven.
Pasado un tiempo prudencial, tal como él lo había planeado va en busca de sus compinches instalados en la chacra de un viejo amigo, un tal Marcos. Su objetivo era planear el secuestro del único hijo de una adinerada familia de Charata, los Fucksman.
Con ese proyecto perfectamente estudiado y planeado tras 3 meses de seguimiento de sus futuras victimas –a fin de determinar sus costumbres y rutinas-, fijan como fecha para actuar, la madrugada del 14 de mayo de 1933. Los acompañaba, en esa oportunidad un tal Flores- el jardinero de los Fucksman desde hacia años- con la tarea de servir de guía al ingresar ya que el operativo de secuestro lo iban a realizar ellos.
Faltando una hora para el amanecer se dirigieron a la casa de los Fucksman seguros y tranquilos. Acompañados, por el silencio y las primeras luces difusas del alba, y con las ansias de terminar con el tramite de una vez por todas. Ya frente a la casa, en el momento exacto que se preparaban para barretear la puerta de la residencia de los Fucksman aparecieron sorpresivamente por la esquina un Cabo y un vigilante a caballo, en servicio de recorrida. Los secuestradores ante el imprevisto resolvieron inmediatamente abandonar su objetivo cruzando la calle corriendo, en dirección a la oscuridad de las vías que se encontraban ubicadas frente a la casa. La policía alcanza a divisarlos dando la voz de alto. Tres disparos partieron del grupo. El caballo del Cabo cayó herido volteando al jinete y el vigilante entabló el tiroteo con uno de los fugitivos- El Vasco- que cubría la retirada de los demás. Al fin los cuatro deciden dispersarse y El Vasco y Flores continúan disparándole al vigilante a fin de atraer su atención. Mientras que Mate Cocido y el Calabrés corrieron sobre las vías en distintas direcciones y se esfumaron en la oscuridad. El Vasco y Flores- logran exitosamente su objetivo de proteger a su jefe- y encararon hacia la esquina perseguidos de cerca por el vigilante. Pero al intentar separarse notan la presencia de una partida policial en dirección a ellos atraída por el intenso tiroteo, quedando prácticamente acorralados. Para eludir el cerco policial ambos decidieron refugiarse en el patio de una casa saltando un tapial. Con tal mala suerte que allí había gente lo cual no les quedó otra que seguir corriendo saltando tapiales internos dentro de la cuadra logrando finalmente escapar. Pero lamentablemente para ellos quedó un indicio inesperado, la policía alcanzó a reconocer a Flores y ellos lo ignoraban.
Tras el fracasado operativo de secuestro El Vasco y El Calabrés se refugiaron en la chacra del tal Marcos. Flores se fue a su casa y Mate Cocido regresó a Pinedo con un caballo que le prestó su amigo Marcos.


Sus varios nombres supuestos

Una de las técnicas predilectas de Segundo David Peralta durante toda su vida delictiva, consistió en el manejo de nombres supuestos. Su objetivo era que la gente no lo identificara, pasar desapercibido, ser un ciudadano más. Este recurso, él supo manejarlo con sutileza e ingenio.
Cada uno de sus nombres estaba respaldado por un documento de falsa identidad. Es probable que en los comienzos robara cédulas y libretas de enrolamiento limitándose a cambiarles la fotografía; como es casi seguro que posteriormente las negociaría con funcionarios. Algunas identidades reconocidas fueron: Alberto Córdoba, Rosas T. Torres, Segundo P. Miranda y Julio Blanco, entre otras.
En 1933 Mate Cocido resuelve usar como nombre falso “Manuel Bertolatti (h)”. Ha adquirido una flamante cédula, y está dispuesto a rodear a esta nueva identidad de todas las apariencias y detalles posibles de autenticidad. Sus preocupaciones al respecto llegan al extremo de hacerse dirigir la correspondencia a otros supuestos, como para dar la impresión de que la verdadera identidad oculta sería la de Manuel Bertolatti (h). Los nuevos integrantes de la banda estaban totalmente convencidos de que ese era el nombre de su jefe, al margen del seudónimo y los demás apelativos. Hasta algunos “partes policiales” relataban -como lo más natural- del “peligroso sujeto Manuel Bertolatti, que sé hacia llamar alias “Mate Cocido”. Con este accionar él trataba de sembrar confusión dentro de la justicia lográndolo exitosamente.


Flores los delata

A los tres meses de sucedido los hechos, pasado el nerviosismo, todos dormían la siesta. Menos el dueño de la chacra que se encontraba tomando unos mates. Alertado por el ladrido de su perro se asomo por la ventana viendo, ante su sorpresa, una dotación policial a caballo que se abría en abanico sobre la casa. Asustado anunció a los gritos lo que estaba sucediendo. Flores, que casualmente se encontraba allí visitándolos, les pasó las armas a El Calabrés y al Vasco, huyendo estos a caballo por los fondos, bajo el fuego de la policía que procuraba alcanzarlos. Perdiéndose en el monte a puro galope.
Flores sin demasiadas alternativas decide entregarse y es llevado a la comisaría de Pinedo. Al principio se negó a hablar pero tras la paliza que le dieron terminó contando hasta el último detalle. Relatando la presencia de El Vasco y El Calabrés en la chacra y del jefe un tal Julio Bertolatti, cómo planearon el secuestro del hijo de los Fucksman, cuál era su función y además en su extensa declaración dejó aclarado el papel importante del dueño de la chacra comprometiéndolo también. Quedando Don Marcos inmediatamente detenido quien llegado el momento se negó a declarar.
No obstante Mate Cocido -más conocido por aquella época como Julio Bertolatti por la policía-enterado de que Flores y su amigo habían sido detenidos decide darles una mano. No le convenía que un secuaz inexperto – refiriéndose a Flores- estuviera en manos de la justicia y dejará asentado semejantes antecedentes de sus cómplices principales. Y es ahí donde decide tocar a sus contactos y consigue que el Subcomisario que encabezo el operativo en donde quedo atrapado Flores, presentara un nuevo informe firmado por los vigilantes que habían reconocido al mismo. Admitiendo haberse equivocado de persona al identificar a Flores. A su vez Flores prestó otra declaración aclarando que lo dicho anteriormente había sido causa de la tensión del momento sin mencionar la paliza que le habían dado a fin de no agravar más la situación. El tal Marcos puntualizó por su parte que en ningún momento había alertado de la presencia policial, sino que se había limitado a preguntar en voz alta y con gran sorpresa: “¿qué busca aquí la policía?”. Dejando aclarado que Flores era el único huésped que se encontraba en ese momento.
Limpiar de antecedentes policiales a Flores y a Marcos frente a la justicia llevo un tiempo prolongado, surgieron algunos contratiempos pero nada que no se solucione con plata e influencias. Mate Cocido aprovecha este lapso, va en busca de su refugio secreto, en donde lo espera Ramona a fin de reponerse, costumbre que tomará de ahora en más. Refugio situado en algún lugar de la provincia de Córdoba en donde nunca se supo con certeza su ubicación real. Con la consigna siempre de volver para retomar sus actividades con más frialdad, ideas nuevas y el espíritu renovado.


Esta historia continuará...


Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17, parte 18, parte 19.

Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar