» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Mate Cocido
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17,
parte 18, parte 19.


GALERIA DE FOTOS
PARTE 17

En el capítulo anterior es asesinado un viejo empleado de La Forestal, tras un fracasado intento de asalto por parte de Bairoletto y gente de Mate Cocido, que decidió apoyarlo en su plan pese a la oposición de su jefe. Situación que Bairoletto no tenía prevista y Mate Cocido –presiente- no se lo va a perdonar.

El encuentro final de dos lideres

Al día siguiente cerca del mediodía apareció imprevistamente Mate Cocido furioso, increpando a Bairoletto por la locura cometida y las consecuencias que le podría traer el actuar con tanta ligereza e irresponsabilidad. Poniéndolo en conocimiento que la policía estaba tras ellos, por culpa de él. Juan, que no estaba acostumbrado a semejante atropello trató de desligarse de la responsabilidad y comentó con sorna: “¿No será alguno de tus amigos quienes nos vendió anoche?. Me pareció que aquella gente nos esperaba”.
Ante la acusación ofensiva de Juan, Mate Cocido indignado y tratando de controlarse, lo miró con firmeza y le dijo “Se hacen las cosas a mi manera o esta alianza se termina aquí”. A lo que Juan le respondió que “era lo mejor terminar con todo”, produciéndose así la ruptura definitiva. Bairoletto con ira y sin perder tiempo toma sus pertenencias y en compañía de sus dos compañeros emprendió la retirada.
Esa fue la última vez que se vieron frente a frente. Final previsto, ya que dos personalidades similares con características de líderes actuando juntas, tarde o temprano iban a chocar, y lo bueno de esta historia es que ambos salieron con vida.

La Banda Paralela

De Malatesta, por un largo tiempo nada se supo – ex integrante de la banda expulsado por Mate Cocido por el asesinato de su compañero Cardozo, (para más información ver capítulo 15).
Pero esta tranquilidad agazapada en el resentimiento no duro mucho tiempo para Mate Cocido, ya que Malatesta formó una pequeña banda y se dedicó a asaltar por su cuenta, intentando seguir el modo de actuar de su ex jefe. Anunciándose ante sus victimas al grito: “Soy Malatesta”.
Tanto la crónica periodística como algunos sumarios policiales ignorando el rompimiento de ambos maleantes atribuían esos asaltos a Mate Cocido cosa que a este no le caía nada en gracia.
Su carrera como maleante y cabecilla fue un fracaso pese a sus intentos por imitar a su ex jefe. Sus errores eran uno tras otro, y era evidente que no sabia dirigirse solo. Sin Mate Cocido no era nadie. Tras su distanciamiento con su jefe y sus fracasos constantes, él, que estaba convencido que iba a triunfar, caía en constantes fracasos razón que lo impulso a refugiarse en el alcohol.
En la noche del 25 de Marzo de 1938, se encontraba bebiendo junto a un par de parroquianos de ocasión en un boliche en Resistencia. Por allí casualmente pasó un móvil policial quienes al detectar su presencia detuvieron el vehículo justo en frente. Malatesta totalmente borracho, al notar la maniobra, salió a la vereda con el arma montada y sintiéndose acorralado echó a correr, lo cual el auto de la policía comenzó a seguirlo a marcha lenta.
Al llegar a la esquina se atrincheró tras un árbol y comenzó a disparar. Los policías agotaron las municiones y acudieron a la central en busca de refuerzos. Malatesta huyó hacia el río pero una fuerte partida policial lo sorprendió en plena fuga intentando cruzarlo. La policía al detectarlo comenzaron a disparar y en una lluvia de balas quedo atrapado provocándole la muerte un certero disparo que le perforó la cabeza tragándoselo la fuerte corriente del río. Dos días después, el cadáver fue encontrado flotando en la orilla del río.

Gendarmería Nacional entra en Acción

A los sucesivos hechos desestabilizantes sufrido dentro de la banda, en la que Mate Cocido se vio involucrado tras la presencia de Bairoletto, se sumó ese mismo año la creación de la Gendarmería Nacional.
Durante ese año, se instalaron en el Chaco los primeros efectivos de Gendarmería Nacional. Hombres entrenados para combatir el bandolerismo, tanto por las facultades que estaban investidos como por la ejecutividad de sus procedimientos. Estos estaban provistos por móviles, armas y equipos de comunicación modernos para la época, que les permitían controlar extensiones mas amplias y con mayor eficiencia.
Al poco tiempo de entrar en acción Gendarmería dejo en claro que uno de sus objetivos era atrapar a Mate Cocido, quien tuvo que tomar muchas mas precauciones antes de actuar. A partir de su creación siempre parecían estar tras sus pasos y muchos de sus aliados habían sido detenidos por averiguación de antecedentes. Casi a diario era detenido un amigo o conocido, al cual los sometían a intensos interrogatorios.
Entre las personas que fueron detenidas se encontraba su principal encubridora y fiel amante Herminia a quien se le secuestró- en el considerado principal reducto de la banda- a modo de prueba: ropas, útiles de cocina, muchas latas de conserva y una gran carpa de lona. Elementos sospechosos pero no suficientes como para mantener detenida a Herminia, quien tras su declaración escueta y distendida, con la presencia de su defensor, fue liberada. Algunos eran liberados pero en su mayoría la policía buscaba alguna excusa legal para dejarlos detenidos, ubicándolos en calabozos –en donde entraba apenas una sola persona- manteniéndolos en total oscuridad y únicamente a agua, para luego someterlos a torturas prolongadas con el fin de que confesaran mas detalles sobre la vida de su protegido. Hecho que Mate Cocido no podía evitar, pese a sus conocidas influencias dentro del poder.
Este acoso al que era sometido lo tenía muy alterado y por momentos deprimido, pero no lo suficiente como para frenar sus planes, su astucia e inteligencia era su más poderosa arma ante la persecución de la Gendarmería, y estaba dispuesto a utilizarlas.
El desembarco exitista de Gendarmería en el Chaco creó nuevas leyendas en torno a Mate Cocido basándose en supuestos comentarios realizados por él y divulgados por la gente del lugar, que decía: “Les voy a dar tanto trabajo que van a tener que irse de vergüenza”.

Cambio de Planes

Andar por la vida asaltando era peligroso para Mate Cocido y su banda, y mas aún con la llegada de los Gendarmes. Su creación sin duda cambio su vida y lo obligo a tomar mayores precauciones antes de actuar si es que pretendía conservar su libertad. Por esta razón es que decide, tras largas noches de insomnio y meditación, dejar los asalto y dedicarse a realizar secuestros y extorsiones, apuntando a gente acaudalada y poderosa, actuando en lugares y horarios menos sospechosos y en lo posible a plena luz del día. Abandonó definitivamente las sombras de la noche, horario en la que los gendarmes reforzaban la seguridad. Su fuerte red de informantes, con residencia en distintas localidades del Chaco, sería a partir de ahora sus principales aliados.


Esta historia continuará...


Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17, parte 18, parte 19.

Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar