» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Mate Cocido
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17,
parte 18, parte 19.


GALERIA DE FOTOS
PARTE 6

La policía de Sáenz Peña ha identificado como autores de varios hurtos de similares características a ese “dúo de sospechosos”, que venían investigando desde hace un tiempo, integrado por “Mate Cocido” y “El Calabrés”. A pesar de no conocer sus identidades reales -dado que se manejaban con nombres falsos- los tienen identificados, y con pruebas suficientes como para señalarlos como los autores de una serie de hechos delictivos llevados a cabo en el lugar. Conociéndoles el aguantadero que tenían van en su búsqueda, el 18 de Abril de 1926 a primera hora de la mañana, a fin de detenerlos. Para este entonces, Mate Cosido presintiendo que algo no andaba bien -dado que la policía andaba merodeando la pensión- ya había partido rumbo a Resistencia antes que amaneciera, amparándose en la oscuridad de la noche, huyendo en el primer tren de ese mismo día, en compañía de su único cómplice. La policía, no obstante allanó la pensión, secuestrando entre otras cosas correspondencia postal de sus familiares. Enterados la de su rumbo y con datos precisos en cuanto a las direcciones por la correspondencia secuestrada decide ir tras sus pasos, seguros que pronto los atraparían.

Encuentran un refugio

La policía instalada en Resistencia, comienza una búsqueda minuciosa a fin de dar con sus paraderos, pero nadie los había visto. Acuden posteriormente a Corrientes, tras averiguar que había sido su anterior morada, pero nadie sabia nada de ellos.
Lo cierto es que Segundo David Peralta y Antonio Rossi se encontraban instalados en un hospedaje en Fontana, a pocos kilómetros de Resistencia, en casa de un carpintero paraguayo que les dio refugio tras un arreglo monetario importante. A no dudar, el dueño de casa tenía algo que ver con la catadura de sus pensionistas, ya que más tarde declaró a la policía que había conocido “al señor Julio Blanco-dejando por entendido que ignoraba por completo que se trataba de Mate Cocido- hace cinco años, durante un viaje por Tucumán y que le merecía el mejor concepto”. En realidad, este carpintero había sido hace un tiempo “datero” de Mate Cosido. Informando los movimientos de ciertas familias acaudaladas de la región, con el objetivo de robo a cambio de un dinero, concretado el hecho.
Mientras tanto en el pueblo de Fontana nadie sospechaba, que los nuevos pensionista del carpintero Alfonso eran prófugos de la justicia, dueños de un importante capital en dinero y alhajas de alto valor. Y mucho menos iban a suponer que tan valioso botín fuera producto de sus actos delictivos. Estos valores los tenían distribuidos entre las casas de la madre de Peralta en Tucumán y en Capital en un domicilio que pertenecía a una vieja amiga del Calabrés, Josefa Ortelli. Ella era la encargada de guardar las encomiendas enviadas desde el Chaco, que contenían joyas, relojes y siempre algún dinero que le permitía vivir sin privaciones.

¿Quién era Josefa?

Josefa lo había conocido circunstancialmente a “El Calabrés”-que recientemente había llegado de Italia- en un prostíbulo, donde ella trabajaba a cambio de comida y un lugar donde dormir. Ubicado en Buenos Aires en la zona portuaria. Sus historias de vida los unió desde un primer momento, ambos eran inmigrantes en busca de una vida mejor. Ambos se encontraban lejos de su país y lo que les estaba tocando vivir estaba muy lejos de aquel sueño que los había tentado a probar suerte en este nuevo mundo.
Poco tiempo después de conocerse, se convierten en amigos y amantes. No se aman pero se respetan, y es por eso que Antonio Rossi con el tiempo, comienza a confiar en ella ciegamente.
Antonio en busca de mejores oportunidades y huyendo de la justicia- en Buenos Aires era considerado un ratero peligroso-, se radica en Rosario y es allí donde conoce gente con experiencia vinculada con el delito y comienza a juntar dinero y joyas, producto de sus robos. Y a partir de este momento, en que “sus negocios” le iban mejor, le propone a Josefa que sea su cómplice lo cual ella acepta a cambio de que le entregue una mensualidad que le permita dejar de prostituirse. Además, el Calabrés la libera del “cafishio” que la explotaba y la tenía prácticamente secuestrada, favor que ella se lo reconocerá por siempre. Su complicidad consistía en esconderle en su casa las mercancías producto de sus robos que recibía mensualmente por encomienda debido a que la policía lo requisaba constantemente y al no encontrarle nada que lo comprometiera zafaba sin complicaciones.
Con gran sentido de organización, Josefa tenía dos cajas guardadas cuidadosamente en el ropero entre sus ropas. Una destinada a los envíos de Peralta y la otra a los del Calabrés, a fin de evitar confusión.

Intentan detenerlos

El hospedaje, donde se encontraba instalado Mate Cocido y El Calabrés, estaba ubicada en los alrededores de Fontana. Su fondo daba a un frondoso monte, sitio ideal por si se presentaba algún contratiempo. Además ellos estaban alojados en una pieza al fondo que tenía una ventana que daba directamente al monte.
El 21 de Mayo de 1926 golpea a la puerta un oficial de policía que se presenta acompañado de diez agentes. Nadie responde pero los policías notan movimiento dentro de la casa.
Antes de golpear por segunda vez, el oficial a cargo del procedimiento -con orden de captura y allanamiento en mano- con señas ordena a la patrulla rodear la casa. Los agentes se disponen a hacerlo y ven que por los fondos hacia el monte corren dos desconocidos cuya identidad, desde luego, es fácil presumir. Al grito de los agentes de ¡alto ahí!, El Calabrés comienza a disparar con su arma. La patrulla, ante esta reacción comienza su persecución disparándoles a fin de detenerlos, pero los perseguidos se pierden en el monte sin dejar rastros. Ambos conocían el monte de memoria y todos sus recovecos ya que lo habían recorrido en varias oportunidades.
Mientras tanto la policía había ingresado rompiéndole la puerta en la casa del carpintero Alfonso, a quien redujeron, sin presentar resistencia de su parte y esposaron a fin de llevárselo detenido. Efectuando, antes de retirarse con el detenido, una prolija requisa en la pieza de los huéspedes. Secuestraron entre sus pertenencias llaves ganzúas, corta fierros, una maza y la libreta de ahorro de Segundo D. Peralta con depósito por un total de 500 pesos.
Días después los departamentos de Seguridad de Tucumán y de Buenos Aires acuden con órdenes de allanamiento a los domicilios de Rosa de Peralta- madre de Mate Cocido- y de Josefa Ortelli, por los datos obtenidos en el secuestro de correspondencia postal efectuado en la pensión en Sáenz Peña. Secuestrando allí el reloj de oro con las iniciales del señor Del Mónico, las joyas de la familia Lequex y en fin, la colección casi completa de testimonios para el decimoquinto prontuario que se le abre a Segundo David Peralta, alias “Mate Cocido”.

Nadie sabe de ellos

Mate Cocido junto a su fiel y astuto cómplice consiguen esfumarse, a pesar de tener toda la policía detrás, y lo logran prácticamente frente a sus narices sin dejar rastros. Determinar que es lo que hicieron durante el primer mes siguiente a la orden de captura es casi imposible ya que no se cuenta con información. Lo que se sabe es que toda la policía del Chaco estaba alerta y lo buscaba pero sin resultados positivos. Se revisaron los trenes, los ómnibus, las posadas, los coches de alquiler, y nada, como si se los hubiera tragado la tierra. Y sin embargo, consta que Segundo David no se había alejado de las poblaciones de Resistencia y Sáenz Peña. Y este dato se sustenta, porque cada dos o tres días según su costumbre durante ese tiempo, y con el fin de mantener tranquila fundamentalmente a su madre, depositaba una carta, ya sea desde el correo de Presidencia de la Plaza, o desde Quitilipi, en la estafeta de Cacui.
Lo que sorprende es que no se aleja del campo de acción que conoce. Pareciera disfrutar rondando a sus perseguidores.
¿Es la suya una táctica para manejar la situación de cerca?. De acuerdo con lo que se sabe de su técnica para pasar desapercibido, podemos deducir lo que habría hecho en aquel mes de julio de 1926. Los recursos que él manejaba eran sencillos y de increíble audacia. Su ánimo imperturbable, una curiosa aptitud para el disfraz y la adaptación a cada ambiente, le permitían vestirse de paisano, echar una bolsa al hombro y caminar por la ruta como peón golondrina en busca de trabajo, o bien trabar amistad con un colono y hacerse llevar en jardinera de un pueblo a otro, o en todo caso subir al tren y sentarse junto a los viajantes de comercio, a los inspectores de tierra o al mismísimo oficial de policía que quizá llevaba la orden de su captura en el bolsillo.

¿Pero hasta cuando Segundo David Peralta podrá seguir burlando a la policía?...


Esta historia continuará...


Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17, parte 18, parte 19.

Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar